Las Noticias de la Región de Murcia

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha subrayado la importancia en España del Plan de Desconcentración del Gobierno: «Cuando los vecinos ven un trocito de Estado en su ciudad, se quiere más al Estado»

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha destacado hoy la estabilidad, el diálogo, la cooperación y la cogobernanza como cimientos para afrontar la transformación del país.

Isabel Rodríguez, que ha clausurado la Jornada «AsturiasInnova+. La importancia de las ciudades en la construcción europea», organizada por los diarios asturianos El Comercio y La Voz de Avilés, ha añadido que «estamos inmersos en un momento de transformación, con cambios económicos, sociales y laborales que hay que aprovechar para que este momento sea una gran oportunidad».

Isabel Rodríguez ha subrayado que veníamos de otras crisis, económicas y políticas, con muchas citas en las urnas, algunas con gobiernos en funciones más de un año y repeticiones electorales, «por eso planteamos estabilidad, elecciones cada cuatro años y Presupuestos Generales del Estado cada año, algo muy importante para el desarrollo económico y empresarial, y vamos a hacer todos los esfuerzos para garantizar la estabilidad política y social».

Por otro lado, la ministra ha señalado que «el diálogo es imprescindible» para la estabilidad política y social, por eso hemos llegado a «trece acuerdos entre patronal y sindicatos, garantizar las pensiones, la reforma laboral y la gestión de la pandemia. Es importante que dialoguemos entre las administraciones y también en el sector privado, y que nunca pare el diálogo entre el sector público y privado, como en la planificación del Plan de Recuperación».

Cooperación y cogobernanza

La ministra ha indicado que es muy importante que todas las administraciones públicas trabajen unidas en objetivos comunes: «Hemos descentralizado los grandes servicios que más tienen que ver con las personas, sanidad, educación, pero hemos discutido mucho sobre las competencias de cada uno. Durante la pandemia, en cambio, nos hemos detenido más en los objetivos que en la competencia, como conseguir el 70% de vacunación en verano, y lo logramos colaborando todos, Gobierno, comunidades autónomas y ayuntamientos. Si marcamos objetivos, es fácil la cooperación y remar en la misma dirección».

Ha reconocido los avances en cooperación y cogobernanza en España, pero ha anunciado que se va a perfeccionar «con un nuevo reglamento la semana que viene en la Conferencia de Presidentes, vamos a mejorar, es bueno que más cooperación la reivindiquemos los políticos y nos la demande la ciudadanía».

Plan de recuperación

«Hay que aprovechar para que este momento sea una gran oportunidad», ha afirmado. «Ahora nos toca liderar la salida de la crisis, con la recuperación y los retos que tenemos frente a nosotros, y lo hemos trasladado a un Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia, con objetivos, hitos y compromisos».

«El Plan de Recuperación lo hemos hecho entre todos, hemos sido los primeros en llevarlo a Europa y somos los primeros en recibir la confianza de la Comisión Europea. A Asturias han llegado ya más de 300 millones de esos fondos, que nos van a permitir avanzar en cobertura de fibra o en ciudades pioneras en industria, como Avilés, y ahora contamos con los recursos y los fondos europeos», ha enfatizado. Y ha puesto ejemplos: 1000 millones en el PERTE agroalimentario, el PERTE de energías renovables, con 6.400 millones, 1.500 millones solo para hidrógeno… 70.000 millones de inversión en tres años y en seis años 140.000, la misma cantidad que ha recibido España de la UE en treinta años.

Ha recordado inversiones de décadas anteriores que modernizaron España, como universidades o grandes infraestructuras, ahora toca invertir en tecnología, llenar de contenidos los laboratorios o centros tecnológicos, como la industria del hidrógeno verde. «No podemos perder esta oportunidad y el Gobierno para ello trabaja en la senda de la cogobernanza, el diálogo permanente, con la necesaria participación de las comunidades autónomas, entidades locales, el sector privado o el sector de la investigación. Necesitamos que la sociedad española esté empujando de este momento que va a determinar nuestro futuro y el de nuestros hijos y para que construyamos ciudades más habitables», ha recalcado.

Ciudades con futuro

Vivimos un momento de oportunidad y de responsabilidad, según la ministra, con identificación de nuestras ciudades: «Aquí, en Avilés, se vivió con el acero, y en Puertollano, mi ciudad, con el carbón, y ahora coincidimos en el hidrógeno, que es ya un referente en nuestro país y en el mundo. Quienes hemos sido defensores de la industria, sabemos que ha traído empleos estables y pensiones justas. Ahora, trabajamos una estrategia industrial que nos garantice soberanía. Vivimos un momento apasionante, de oportunidad, que requiere gran responsabilidad. Con esa responsabilidad abordamos la gestión en España», ha subrayado.

Desconcentración

La ministra ha vuelto a poner como ejemplo su ciudad, Puertollano, donde dos gobiernos, el de España de Zapatero, y el de Castilla-La Mancha de Barreda, instalaron allí el Centro Nacional del Hidrógeno, para hablar de la necesaria desconcentración de organismos públicos hoy: «Fue una apuesta por la investigación y decidieron situarla cerca de donde se consumía hidrógeno, por la industria petroquímica, y eligieron Puertollano, ciudad marcada por las energías».

«El Centro Nacional del Hidrógeno hoy es un centro de referencia en nuestro país y en Europa, y muchas industrias se están implantado allí. La industria atrajo el conocimiento y con la industria llegaron las ingenierías, la investigación, y ahora, donde hay innovación habrá industria», ha explicado.

Isabel Rodríguez ha defendido la desconcentración hoy de organismos públicos: «Cuando se siente que se tiene cerca una parte del Estado, se quiere más al Estado y a España, y lo vamos a hacer con absoluta transparencia en todos los territorios, para transformar nuestro país en igualdad».

Segunda parte de la legislatura

Es un momento en que son importantes las decisiones políticas, ha afirmado la ministra, y ha defendido la política, porque nos protege, marca, guía la cohesión social y territorial y garantiza la igualdad: «Cuando no hay política, no hay democracia y hay desigualdades».

Ha defendido finalmente la llegada de los fondos europeos, con cuya gestión tenemos que seguir ejerciendo el liderazgo que ya vivimos con la gestión de la pandemia y con el proceso de vacunación: «La primera parte ha pasado, hemos estabilizado la situación a nivel económico y sanitario, y ahora toca gestionar una segunda parte de liderazgo con la recuperación».