Adif acelera el Corredor Mediterráneo entre Murcia y Almería con una inversión de más de 200 M€ hasta septiembre de 2022

En los últimos 4 años, se han licitado y adjudicado obras por un valor superior a los 2.300 M€ y se han ejecutado trabajos por importe de 550 M€

En la actualidad, en la Región de Murcia están finalizados o en marcha el 100% de los estudios y proyectos -vs el 50% a junio de 2018- y las obras se encuentran al 60%, frente al 5% cuatro años antes

Josep Boira, Comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo: ‘Lo difícil no es hacer un plan, sino que las cosas pasen y en el Corredor las cosas están pasando’

Lo difícil no es hacer un plan, sino que las cosas pasen y, en el Corredor, las cosas están pasando’. Así ha iniciado Josep V. Boira el repaso a los avances del Corredor del Mediterráneo, en el que ha subrayado cómo se aceleran actuaciones e inversiones que, en el caso de la Región de Murcia y su conexión con Almería, se elevan a más de 200 millones de euros en los nueve primeros meses del año.

En cifras globales, en los últimos 4 años, en la Región de Murcia y la conexión con Almería, se han licitado obras por valor de 1.400 millones de euros, se han adjudicado contratos por 920 millones y se han ejecutado actuaciones por importe de 550 millones. De la inversión total, 600 millones son aportados por el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) del programa Next Generation de la UE.

En la actualidad, en la Región de Murcia, están finalizados o en marcha el 100% de los estudios previos y proyectos -vs el 50% a junio de 2018-y las obras se encuentran al 60%, frente al 5% cuatro años antes: los km avanzados suman en la actualidad 193 (más del 85% de los proyectados en esta comunidad, por no haber arrancado el nuevo trazado en la ciudad de Lorca) y los terminados se elevan a 33 km. En junio de 2018, sin embargo, hasta un total de 176 km se encontraban sin avance alguno y solo 17 km estaban en desarrollo.

Principales hitos en la Región de Murcia

Entre los principales hitos en la Región destacan:

  • la puesta en servicio, antes de finalizar el año, del tramo Beniel-Murcia del Carmen (15 km), con el que se conectará la capital murciana a la red de alta velocidad;
  • el impulso a las nuevas infraestructuras de alta velocidad a Cartagena, con la licitación de un tramo de 17,7 km, entre Torre Pacheco y Sucina, por valor de 155 millones de euros;
  • el impulso a la conexión ferroportuaria al Corredor Mediterráneo que, en la Región, se traduce en la redacción del Estudio Informativo de la conexión a Escombreras;
  • en el tramo Murcia-Almería, todos los tramos están prácticamente en marcha. Entre otros avances, destaca la finalización del estudio informativo del nuevo tramo a su paso por Lorca, cuyo proyecto está en redacción; la licitación de los trabajos en Totana; y la redacción de los proyectos del tramo Pulpí-Águilas.

En cuanto a la provincia de Almería, destaca:

  • la puesta en servicio del tramo Rio Andarax-El Puche y el avance en la fase 2 de la integración del ferrocarril en la capital almeriense;
  • el tramo Nonduermas-Sangonera se encuentra al 46% de ejecución; y el Sangonera-Totana al 33%, al igual que el Totana-Lorca;
  • el grado de avance de los tramos -Lorca- Pulpí, Pulpí-Vera, Los Arejos-Níjar y Níjar-Río Andarax está entre el 10% y más del 20%.

En cuanto a las conexiones con Alicante, se encuentran:

  • en pruebas, el último tramo Orihuela/Beniel-Murcia del Carmen
  • finalizando el estudio informativo de la Variante de Torrellano
  • en proceso de licitación el acceso al aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández; y
  • en redacción los proyectos Alicante-San Isidro y Bifurcación Puerto-San Gabriel.

Proyecto estratégico para la conexión con Europa

En su conjunto, el Corredor Mediterráneo ha movilizado inversiones por 4.400 millones de euros en los últimos cuatro años. De estas, 2.800 millones se han adjudicado y se encuentran en fase de construcción y 1.900 millones están ejecutados. Desde junio de 2018 hasta septiembre de 2022, se ha intensificado el ritmo de avance, como lo constata el número de licitaciones lanzadas en el período, más de 300, o lo que es lo mismo, más de una a la semana; un volumen sin precedentes en la red ferroviaria española.

El avance del Corredor Mediterráneo queda reflejado en la siguiente comparativa:

  • en junio de 2018, los estudios previos se encontraban a un 60%, cuando hoy ya se han completado al 100%;
  • el porcentaje de proyectos no superaba en ese período el 57% sobre el total y hoy alcanza el 85%;
  • las obras en desarrollo representaban un 45%, cuando hoy el 75% de están en marcha en todas las regiones; y
  • las actuaciones se situaban en un 21% y hoy se elevan al 34%.

El desarrollo del Corredor Mediterráneo se ha acelerado durante el ejercicio 2022, con un volumen de licitaciones de más de 1.500 millones de euros; adjudicaciones por valor de 900 millones y más de 450 millones de euros ejecutados hasta septiembre.

El Corredor Mediterráneo es un proyecto estratégico, llamado a convertirse en una vía preferente de las conexiones de España con Europa. En este sentido, los corredores transeuropeos -como el Mediterráneo- van más allá de la infraestructura -su potencial reside en su transversalidad-, al necesitar de una definición estrategia de desarrollo logístico, donde los puertos se configuran en otro actor principal; así como los aeropuertos, las terminales privadas y el tejido industrial y empresarial, motor de la actividad económica.

Son además proyectos que cuentan con el respaldo de una estrategia europea, orientada al desarrollo de proyectos transformadores, que permitirá avanzar en economías más sostenibles, resilientes y competitivas. En este sentido, el Corredor Mediterráneo cuenta para su desarrollo con financiación europea de más de 3.000 millones, procedente de los Mecanismos de Recuperación y Resiliencia (MRR) del programa NextGeneration.

El Corredor contribuirá a vertebrar el territorio, al unir Andalucía, Región de Murcia, Comunitat Valencia y Catalunya con Europa en ancho estándar. Asimismo, promoverá una movilidad plenamente interoperable y más sostenible y una mayor competitividad de las empresas del Arco Mediterráneo y su área de influencia, potenciando el transporte de mercancías por ferrocarril y evitando la ruptura de carga en la frontera al disponer de un corredor continuo en ancho internacional.

La ejecución del Corredor Mediterráneo se ha convertido en una palanca de recuperación económica y de retorno de la inversión, estimándose que por cada euro invertido en la ejecución de esta infraestructura se registrará un retorno de 3,5 euros. Asimismo, su desarrollo propiciará un incremento del PIB en un 2,2% en el país hasta 2030 y fomentará la creación de empleo. Se estima, además, que más de 4 millones de ciudadanos -más un número creciente de potenciales turistas- podrán conectarse a la red europea, a través de València, Barcelona.

El proyecto también se ha convertido en una herramienta para la lucha contra el cambio climático: su contribución a la descarbonización del transporte y la reducción de la huella de carbono se concreta en una disminución de hasta 5,5 millones de Tn/año de emisiones de CO2 a la atmósfera.